Asociación Nacional de Seguridad Infantil

síguenos en twitter estamos en facebook feed rss suscríbete por e-mail

Asociación Nacional de Seguridad Infantil

Bienvenidos al blog de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil donde encontrarás consejos preventivos para familias y profesionales

martes, 10 de febrero de 2015

Safer Internet Day: menores y otros navegantes

Hace bastantes años, escribí un artículo sobre la seguridad de menores en Internet con motivo del Safe Internet Day , un escrito  de aquellos que salen después de observar y analizar las circunstancias del momento sin filtros, sin pantallas. 
En aquella época éramos pocos (adultos, los menores nos llevaban ventaja) los que por diferentes causas nos adentrábamos en un mundo por descubrir, el de las Redes Sociales. 
Muchos adultos por miedo a lo desconocido y por influencias de noticias que relacionaban desgracias con adolescentes y con redes sociales se mostraban reacios a abrirse una cuenta del rey por aquel entonces que era Facebook, padres y madres de adolescentes que demonizaban las redes sociales y a todos los que las utilizábamos, incluidos a sus hijos.

Aconsejaba, desde mi reflexión, dejarse intercambiar los roles de formación, darle a los niños la posibilidad de sentirse valorados y que nos enseñaran como utilizar esa herramienta, para después poder desenredar entre padres, hijos y porque no, profesores las pautas de seguridad más adecuadas, terminaba el artículo con un: 

Los padres no podemos abandonar a los menores a la deriva de la navegación virtual, para ello hay que encontrar estímulos, herramientas, ayudas que nos introduzcan en un mundo que, créanme, no es tan complicado como lo pintan, pero si es más maravilloso de lo que parece. 

Intento seguir observando la realidad desde la pantalla y fuera de ella, he dejado de utilizar muchas redes sociales que se han convertido en puro postureo,  en un reality donde mostrar mis vergüenzas, mi maravillosa y feliz vida, en una cronología de imágenes de niños desde que nacen,  pasando por la primera vez que controlan los esfínteres hasta la primera comunión y los primeros enamoramientos, así sin más permiso que el mío porque soy tu padre/madre. Hemos perdido el miedo y puede que mucho más.
Por no hablar de la generación Whastapp, y no, no me refiero a los menores, y sí al control paternal que nos ofrece poder gestionar desde un grupo los deberes de nuestros hijos, las fiestas de cumpleaños a las que son o no invitados y sus consecuencias.
Si hace unos años, según muchos, la generación de adolescentes que consumían redes sociales era una generación donde las desgracias le iban a caer a raudales, donde se nos escapaba de las manos la seguridad y la privacidad necesaria para auto protegerse de los riesgos asociados, me pregunto ¿qué será de esta generación que ha vivido una vida totalmente expuesta y controlada? 
Hoy terminaría con la misma frase, no podemos abandonar a los menores a la deriva de la navegación virtual, somos los adultos responsables de su educación y como siempre el concepto de prevención en menores va asociado al del ejemplo del adulto.

Safe Internet Day: Gracias navegantes por permitirme compartir mi particular punto de vista fruto de observar y reflexionar,…me gustaría aprender con las vuestras :) 

© M Ángeles Miranda. Asociación Nacional de Seguridad Infantil. Twitter @logieduca


3 comentarios:

  1. María Ángeles, me ha gustado mucho tu reflexión, yo también llevo como tu unos cuantos años celebrando éste día como usuaria activa (ya 5..ufff) y mirando atrás sigo viendo, al igual que tu, que aunque parte del escenario ha cambiado, se ha transformado, se ha enriquecido, la base de la prevención sigue siendo la misma, y sigue siendo igual de "ignorante y pasiva": los padres y madres que siguen siendo quienes no aprendemos a hacer un bueno uso, responsable y consciente, de nuestras redes sociales y por ende, sin base para educar en ello a nuestros hijos... o bien aún los que quedan atrás sin siquiera saber encender un ordenador.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Catalina! me alegro de que te haya gustazo, es uno de esos post de escribes de forma automática porque te salen del alma. En este caso veo cosas que me duelen, me duele pensar en la vida expuesta de muchos pequeños, pensar en que pasará cuando estos niños sean adolescentes, adultos...con que autoridad moral les podemos aconsejar que no expongan fotos privadas, ni su vida en el escaparate que son las RRSS?. Solo podemos aportar un granito de arena, pero muchos pueden hacer una montaña. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Estupendo post, M. Ángeles, gracias por tu trabajo.
    Soy usuaria habitual de las redes sociales, aunque freno mucho el contenido que comparto, incluso cuando opino, me retengo bastante. Sobre fotos, ni se me ocurre publicar de mi familia, ni de mis amigos, ni dar pistas sobre dónde vivo, ni si me voy de vacaciones. En fin, que mantengo mi vida de carne y hueso bastante al margen de la virtual.
    Esa es la filosofía que siempre he intentado enseñar a mis hijos apelando a su derecho necesario a la intimidad, a las consecuencias de determinados actos en las rr.ss., a que todo eso es un registro que queda grabado para el futuro y especialmente apelando a su auto respeto.
    He perdido la batalla, sobretodo con las chicas. Veo sus cuentas de Instagram y me preocupan, especialmente la de una, amante de los selfies con morritos y "marcando chasis". A la otra, le pregunto si piensa publicar las fotos de sus besos con todos los novios que tenga hasta que se decida por uno (a sus 20 años ya ha tenido 4 relaciones "serias" y hay foto con cada uno de ellos en las redes)... o no. Veo cómo escriben, hay una de ellas que adora las palabrotas porque sí.
    Y a veces me enseñan Snapchats de sus colegas en una noche de juerga, a veces ellas también aparecen en esas fotos/vídeos efímeros -por suerte- y no puedo menos que torcer el gesto. Aprovecho el momento para intentar por enésima vez abordar el tema y recordarles que esa no es la manera, que se están equivocando. A veces les digo que si no las conociera de nada y la única referencia que tuviera de ellas fuera sus publicaciones en las redes sociales, probablemente tendría una triste opinión de ellas. Ni caso. Me dicen que soy una exagerada.
    No soy una mujer anticuada ni mojigata que se escandalice a la mínima y te prometo, M. Ángeles, que he tenido una postura activa en su educación sobre el tema. Pero la corriente, el entorno y su inconsciencia han sido más poderosos que yo.

    ResponderEliminar

Tu opinión es muy importante, gracias por compartirla con nosotros...